El Alquiler Vacacional está ya tocando techo en Canarias?

El verano pasado, el archipiélago canario recibió turistas de todas partes del mundo como nunca antes.  Hace algunos años, la mayoría de los visitantes buscaban su alojamiento vacacional o hotel y solían reservar con tiempo de sobra. Sin embargo, dado el ritmo de vida actual, cada vez se reserva con menor antelación.  Más del 50% de las reservas en la primera mitad del año se hizo entre dos meses y 15 días antes de la fecha de llegada. Se registraron 1.4 millones de visitantes para el mes de julio, lo que representó poco más de un 30% del total de turistas en España.

Alojamiento Vacacional Canarias

Analizando diversas estadísticas nos encontramos ante cuestiones interesantes: ¿el alquiler vacacional ya está tocando techo en las Canarias? ¿o por el contrario no existe la suficiente capacidad para satisfacer la creciente demanda?

Por lo general, el alojamiento vacacional extrahotelero es más barato y plural para el huéped y se ha ido volviendo más rentable en tanto que los turistas cada vez son más independientes y gestionan sus reservas por su cuenta, comparando opciones y analizando lo que quieren en particular de un sitio en alquiler. Además,  las plataformas digitales populares hacen muy fácil el acceso a catálogos completos de alojamientos. Muchos propietarios han optado por ofrecer sus viviendas desde que se dio nuevamente luz verde al servicio en las islas, y se han anulado clausulas del decreto 113/2015 que fueron consideraban injustas por el tribunal Superior de Canarias.

Esta puerta fomentó la llegada de turistas en  Canarias, con un repunte del número de turistas que utilizan el alojamiento vacacional con un 25,3% más de afluencia en lo que va de año. Según el Gobierno Autónomo, existen 121.000 viviendas en régimen de alquiler vacacional,  que comparadas con las 28.188 que se tenían registradas en el 2015 es un aumento sustancioso. Sin embargo, lo que se considera está llegando al tope es la demanda de espacios en el archipiélago y la ocupación vacacional en temporadas altas, no así la cantidad de viviendas que podrían convertirse en alquileres vacacionales.

La única manera de hacer frente a este incremento de turistas, que se verá desafiado por la apertura de nuevos destinos turísticos más baratos es la adecuación a la nueva oferta, reformar la que ya existe y mejorar los servicios ya que, con más camas, habrá más llegadas. Ahora mismo no hay margen para la temporada de invierno en la que estamos, y se celebra que las islas hayan conseguido una vieja aspiración del destino: cotizarse y ganar competitividad en verano. El reto es fidelizar a esos turistas que por la coyuntura hayan llegado en los periodos anteriores.

Los meses estivales no habían sido tan populares, y la demanda actual representa un aumento significativo en la cantidad de gente que busca alquileres vacacionales en cualquier época del año, tanto en los meses invernales como ya también en los veraniegos. Esta opción ya cuenta con una mejor percepción respecto al hotel tanto por precio como por comodidad y quienes la usan, optan por repetir.

 Seguido a lo lejos por los viajes de negocios y motivos profesionales; el ocio, recreo y las vacaciones son el motivo principal del viaje hacia las islas.  La duración de la estancia mayoritaria entre los turistas es la de cuatro a siete noches, aunque destaca una subida entre aquellos que se quedan más de 15 días.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *