¡Alquiler Vacacional…NO, Todo No Vale!

El alquiler vacacional está de moda y no solamente en Canarias sino en cualquier rincón del mundo.  De hecho es curioso ver como una modalidad turística que lleva muchísimos años funcionando se ha puesto de moda en los últimos años gracias a la inyección de unas centenas de millones de dolares de los fondos de capital riesgo del Silicon Valley en empresas como Airbnb o Homeaway. Dicho sea de paso, he de confesar que esta capacidad de los Americanos de hacernos creer de vez en cuando que han inventado un nuevo concepto de vida me fascina, casi tanto como me asombra nuestra capacidad europea de tragar cualquier cosa y tener un a priori positivo sobre cualquier producto o servicio importado de esta parte del mundo.

En fin , volviendo a nuestro tema de moda, quería lanzar hoy la pregunta siguiente ¿Cualquier acondicionamiento y cualquier mueble vale para el alquiler vacacional?….Pues obviamente la respuesta es un rotundo NO!

alquiler vacacionalMe hace gracia ver en muchas ocasiones a propietarios (de los cuales muchos son incluso amigos personales con los que iniciamos nuestra actividad) que pretenden subir 4 muebles que estaban cogiendo polvo en el garaje o que recuperaron de una indivisión  de la tía abuela….y pensar que con ello van a amueblar su vivienda vacacional.

Esto, gracias a Dios, no funciona así, y de forma muy resumida les diría una obviedad y es que el huésped potencial que vaya a ocupar su casa quiere sentirse en una casa acogedora y limpia, y de vacaciones… como si estuviera por unos días en su propia residencia secundaria.

Por lo tanto el criterio es muy sencillo a la hora de amueblar y decorar tu vivienda vacacional, basta con hacer la prueba siguiente: pasaría usted una semana de vacaciones en la vivienda tal y como está amueblada y decorada? Si no puede responder afirmativamente a esta pregunta, entonces probablemente se está haciendo un flaco favor a si mismo. Le va a costar bastante obtener reservas para su vivienda y todavía más que sus huéspedes se queden satisfechos y contentos en caso de que se atrevan a reservar! Con lo que rápidamente caerá en el circulo vicioso de malas experiencias de huéspedes, malas notas, bajada de precios, peor servicio y más valoraciones negativas de su vivienda (ver articulo «Tu Huésped, Tu Mejor Amigo«)

Y no sólo es cuestión de muebles

El mobiliario de la vivienda vacacional no es la única cuestión en la que muchos propietarios resbalan. La gestión es otro aspecto que tenemos que cuidar muy mucho. La publicidad no puede dejarse al boca a boca, la información debe ser clara y verídica, las reservas estar bien controladas, los precios perfectamente calculados. Por no hablar de la limpieza y el mantenimiento.

No podemos escudarnos detrás de la idea que muchos repiten: “total, como esto es una pequeña actividad que gestiono yo solo, no pasará nada si de vez en cuando se me escapa algo”. Mal vamos por ese camino; más vale entonces dejarlo cuanto antes, porque pronto el alquiler vacacional se convertirá en una fuente de gastos y disgustos más que otra cosa.

¿Por qué? Porque un alquiler vacacional no deja de ser un pequeño (o no tan pequeño) negocio. Es importante saber llevar la parte económica, controlar gastos e ingresos con más minuciosidad de lo que lo hacemos en nuestra propia casa. Le aconsejamos ser muy cuidadoso con las cuentas para poder valorar adecuadamente el alquiler.

Por otro lado, una mala gestión sólo puede redundar en la insatisfacción de nuestros huéspedes (imagine, por ejemplo, que la vivienda no se ha limpiado antes de la llegada de un nuevo huésped); un huésped insatisfecho se lo cuenta a otro, alquilar se vuelve más y más difícil, baja nuestro prestigio y con él nuestras tarifas… De nuevo estamos en el famoso círculo vicioso del que hablábamos antes.

Tampoco vale dar una atención cualquiera

La atención al cliente es el tercer elemento que queremos destacar. Por más que se diga (y en gran medida es cierto) que el trato cercano que puede ofrecer el propietario o gestor de un alquiler vacacional es lo que lo diferencia de un alojamiento turístico habitual y le da un valor añadido, un cliente nunca deja de ser un cliente.

En tanto en cuanto hay un pago de por medio debemos asumir que el huésped espera unos servicios mínimos y un trato acorde. No hay que volverse loco, pero sí darse cuenta de que, aunque al huésped le gusta en general ser tratado como a un amigo, digamos que es un amigo con el que todavía no hay mucha confianza.

Un buen ejemplo para entenderlo es el contacto físico. Aunque en España puede ser común palmear la espalda de alguien a quien apenas conocemos, este gesto puede resultar demasiado cercano para los visitantes que llegan del norte de Europa. En este caso queda claro que tampoco vale todo en cuanto a la atención al cliente.

Aparte de tratar a los huéspedes como si fueran amigos de toda la vida, otro error frecuente es considerar a los clientes (especialmente a los extranjeros) como pardillos que no se enteran de nada. Es un error que se paga caro. Nunca intente “torear” a un huésped, trátelo con franqueza y honestidad. El check-in y el check-out, muy especialmente, son momentos en los que no cabe improvisar.

1 thought on “¡Alquiler Vacacional…NO, Todo No Vale!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *