¿Cómo se define la calidad en el alquiler vacacional?

La calidad es la capacidad de satisfacer necesidades o expectativas, cumpliendo unos requisitos y aportando valor. ¿Y la calidad en el alquiler vacacional?

Como propietarios de un alquiler vacacional nos interesa que nuestra vivienda sea bien valorada, es decir, que sea un alquiler vacacional de calidad. La gran pregunta es ¿cómo saber si la nuestra lo es? Es decir ¿cómo se define la calidad en el alquiler turístico? Intentaremos responder a esas preguntas en las próximas líneas.

Para empezar, ¿quién define la calidad de una vivienda turística? Pues desde un punto de vista formal, la administración competente, en nuestro caso el Gobierno de Canarias y los diferentes Cabildos insulares, velan por el mantenimiento de unos criterios mínimos y esenciales de calidad, asimilables al de cualquier otro establecimiento turístico. Pero en última instancia (y mucho más relevante para nosotros) son las opiniones de nuestros huéspedes las que definen si nuestra vivienda vacacional es de calidad o no.

calidad en el alquiler vacacional

Desde luego, existen unos estándares mínimos de calidad en el alquiler vacacional, fijados por la ley, y que seguro que todos cumplimos. Desde colocar nuestra placa distintiva y poner a disposición del usuario las hojas de reclamaciones hasta los requisitos mínimos funcionales y de equipamiento (cierre, botiquín, iluminación, y demás elementos de dormitorios, baño y cocina), pasando por supuesto por las condiciones de conservación, higiene y habitabilidad que marca la ley. Puede guiarse por este post.

La excelencia y la calidad en el alquiler vacacional han de ser siempre nuestro objetivo

Pero claro, cumpliendo con lo mínimo seguramente no lleguemos muy lejos. Como en cualquier otra cosa de la vida, hemos de intentar ofrecer unas instalaciones y un servicio excelentes. Fiar la calidad de nuestro alojamiento a su estupenda ubicación o incluso a la buena reputación que nos hemos labrado en el pasado es una forma casi segura de deslizarnos cuesta abajo en dirección contraria.

calidad en el alquiler vacacional en Tenerife

Así, es interesante invertir en las instalaciones. El modelo de colocar en nuestra vivienda turística los muebles y electrodomésticos viejos de nuestra casa está agotado. Desde los muebles y electrodomésticos hasta la decoración, nuestros huéspedes sabrán apreciar equipamientos en buen estado y acabados cuidados. Un buen mantenimiento, en conjunción con una buena limpieza, son elementos claves para la conservación y, por ende, para mantener altos niveles de calidad.

También debemos estar dispuestos a recorrer la extra mile, que dicen los anglosajones, o sea, a ir un pasito más allá. ¿En qué sentido? En extremar el servicio, que dicen ahora. El servicio es el ámbito donde más fácil resulta mejorar y por tanto ganar en calidad. Una esmerada atención al cliente, cumpliendo siempre con nuestra oferta, y ofrecer aquello que no ofrecen los demás (desde un detalle típico de la zona a información turística de los alrededores) pueden ser la clave.

Creemos que todos estaremos de acuerdo en que la satisfacción y la calidad en el alquiler vacacional es un criterio muy subjetivo, y que un mismo lugar y servicio puede resultar fantástico para unos y penoso para otros. Pero, a pesar de ello, unas expectativas altas hacia nosotros mismos y esfuerzo continuado por mejorar serán la clave para conseguir una vivienda turística de calidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *