Cómo incrementar los ingresos de su alquiler vacacional

Existen varias formas para hacer que nuestro bien inmobiliario se convierta en una rentable fuente de ingresos de su vivienda vacacional.

Algo que en principio parece un negocio seguro (y así lo indican los expertos) puede complicarse si no planeamos cuidadosamente nuestros pasos. El alquiler vacacional, aunque suela ser una actividad secundaria para los propietarios, no deja de ser un negocio, así que si vemos que nos acarrea más gastos que ingresos, saltan todas las alarmas. Aquí le presentamos algunas ideas para incrementar los ingresos.

 

ingresos de su vivienda vacacional

La idea más inmediata para aumentar los ingresos de su vivienda vacacional, subir el precio del alojamiento, suele ser un error que lleva a la catástrofe: si nos pasamos corremos el riesgo de no ingresar más, sino menos. En todo caso, compruebe si sus tarifas pueden subir comparándolas con el precio medio en su zona, y ojalá ahí radique todo el problema.

Un precio relativamente alto en su zona podría justificarse ofreciendo algo especial. Si su alojamiento incluye otros servicios o actividades, como una atención 24 horas o una visita guiada por la ciudad, podría resultar atractivo aun siendo un poco más caro. El problema es que los extras también suelen tener un precio, y no es fácil ajustarlo adecuadamente.

Tal vez no necesite cobrar más a sus clientes, sino más clientes. Mejore su trabajo de marketing: dese a conocer mejor, especialmente online. Hay vida más allá de las habituales plataformas como Booking o AirBnb: trabájese las redes sociales, ofrezca contenido de calidad en su propia web, recurra al emailing para recordar a sus viejos clientes que existe.

Sólo hay que tener más ingresos de su vivienda vacacional y menos gastos… ¿quién tiene la receta mágica?

Abundando en esta idea, optimice sus recursos mediante estrategias que le lleven a la plena ocupación de su vivienda incluso fuera de temporada. Ello requerirá una mayor atención al mercado, a los clientes y al producto (la propia vivienda vacacional), la búsqueda de oportunidades poco evidentes, la puesta en marcha de ofertas especiales… Algo nada fácil, desde luego.

Dejamos la otra opción más evidente (casi) para el final: disminuir los gastos. Siempre es una buena idea, pero no siempre es posible. Aparte de los gastos fijos (algunos impuestos, por ejemplo) que simplemente no pueden bajar, a veces el afán de ahorro implica perder en calidad, lo que a la larga no compensa.

ingresos de su vivienda vacacional 2

Mejorar la gestión es seguramente la clave. A veces el problema no está ni en el nivel de los ingresos ni en el de los gastos, sino en la gestión de los recursos. No es necesariamente una cuestión de talento organizador, sino muchas veces de escala: así, un propietario no puede manejar los mismos precios que una empresa dedicada en cuerpo y alma la gestión de viviendas turísticas.

No deje de consultar a una empresa especializada como Tralopia los precios de una gestión integral de su vivienda vacacional y compárelos con sus gastos en los mismos conceptos. Así podrá comprobar si le puede merecer la pena económicamente contratar estos servicios. En cuanto a tiempo y tranquilidad, no hay duda de que merece la pena.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *