Inmobiliarias y Alquiler Vacacional: Zapatero, a Tus Zapatos

Las inmobiliarias y alquiler vacacional están en auge en España y más en Canarias. Las inmobiliarias buscan hacer su agosto con el alquiler vacacional. Sus servicios distan mucho de una buena gestión de la vivienda turística.

Cómo cambian las cosas. Hace no demasiados años, alquilar un piso por temporadas cortas o por semanas (no digamos días) era difícil; intentar contratar a una empresa inmobiliaria para que se encargase de ello era simplemente ciencia ficción. Hoy, con el auge del alquiler vacacional, estas empresas compiten por contar con este tipo de propietarios entre su clientela.

Inmobiliarias y Alquiler Vacacional

Y es que los agitados años que ha vivido el mercado inmobiliario ha obligado a muchas empresas inmobiliarias a replantearse su modelo de negocio y reorientar sus actividades. Tras el boom inmobiliario y un decenio de purgas, el alquiler vacacional, ahora mucho más implantado y con sus parámetros legales bien definidos, se ha convertido en el objeto de deseo de muchas inmobiliarias con pocas expectativas en el alquiler de larga duración.

Así, las inmobiliarias y alquiler vacacional intentan captar a propietarios que quieren explotar una vivienda como alquiler turístico ofreciendo tarifas distintas a las normales en el alquiler convencional. Para hacer más atractiva su oferta, procuran incluir en el lote un paquete de servicios de gestión, básicamente la limpieza y el mantenimiento de la vivienda turística.

Aquí empiezan los problemas. Inmobiliarias y alquiler vacacional son dos negocios muy disntintos. Todos hemos visto algún piso o casa de la mano de una inmobiliaria. Y creo que todos estaremos de acuerdo en que el estándar de una vivienda turística digna ha de estar muy por encima del de un piso medio “normal” en cuanto a parámetros de limpieza, cuidado y decoración se refiere.

Inmobiliarias y alquiler vacacional nunca serán gestionados de la misma forma

Ya hemos dicho alguna vez que los criterios de calidad que debemos asumir en nuestra vivienda turística (si queremos que prospere) han de ser los mismos que los de cualquier buen alojamiento hotelero. Es decir, que todo debe funcionar, estar limpio y ser agradable como si de un hotel se tratase; los defectos de algunos pisos que enseñan las inmobiliarias a los potenciales inquilinos no son asumibles en un hotel, y por tanto no lo son en nuestro alquiler vacacional.

Inmobiliarias y Alquiler Vacacional 2

Los criterios de las empresas de gestión integral de alquiler vacacional son de lejos más exigentes, y por tanto sus servicios más eficientes en ese sentido. Es de suponer que también lo son a la hora de dar publicidad y posicionar su vivienda vacacional en buscadores y plataformas (o en su propia página web), ya que conocen mejor este ámbito y cuentan con mecanismos propios; al fin y al cabo, es su trabajo.

Hay otra cuestión que puede pasar desapercibida para el propietario, pero no para el huésped. El tono comercial de un agente inmobiliario profesional nada tiene que ver con el tono personal y cercano que todos esperamos encontrar al acudir al alquiler vacacional. El uso del término “huésped” frente al de “inquilino” nos dice muchas cosas. Básicamente, que el alquiler vacacional es, ante todo, una actividad turística y como tal debe tratarse.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *