Limpieza de los alquileres turisticos

Arrendar su apartamento bajo la modalidad del alquiler vacacional es una opción que puede resultar bastante más rentable que el alquiler de larga temporada. Pero conviene recordar que las obligaciones son mayores si se decanta por la primera opción. Hoy nos centramos en la limpieza de los alquileres turisticos.

limpieza de los alquileres turisticos

Por muy obvio que parezca, insistir en primer lugar sobre lo crucial que es la limpieza en la experiencia del huésped en nuestra vivienda. Conviene ponerse en la piel del huésped que nada más hacer el check-in, comprobará rápidamente si la vivienda se corresponde a las fotos que le llevaron a reservar nuestro alquiler vacacional. Mejor dicho, comprobará si  las expectativas que el tiene – con o sin razón, no lo perdamos de vista – en base a la descripción (y sobre todo las fotos) que hayamos hecho de nuestra vivienda se ven cumplidas al descubrir su alojamiento. El matiz se debe a que existe un grado de subjetividad  que no podemos obviar en la apreciación del huésped, y más a sabiendas de que en muchas ocasiones un solo viajero habrá visto detenidamente la vivienda alquilada.

Ahora bien, lo segundo que mirará detenidamente nuestro huésped es la limpieza de la vivienda. Probablemente ni lo mencione (a no ser que haya algo que le llame realmente la atención…en cuyo caso ya no empezaríamos bien la experiencia!) Y es que la limpieza de los alquileres turísticos es FUNDAMENTAL.

Los criterios de limpieza varían mucho de una persona a otra si hablamos de cosas limpias al 80%, y sino pongan una pareja delante de una misma casa pendiente de ser limpiada para ver hasta que punto  divergen los criterios y las prioridades. Por este motivo, las cosas no pueden estar al 80%, sino que tendrán que estar al 110%. Y para ello, nuestra recomendación es la de seguir -por una vez 🙂 – el criterio hotelero que consiste en que una persona limpie (la camarera de piso o Usted mismo), pero es vital que también alguien revise la limpieza de la vivienda, es decir que haga de Gobernanta.

No se trata de que la persona que limpie no sea igualmente capaz o cualificada para hacer la labor de Gobernanta, el punto aquí es sobre todo que una tercera persona revise el estado de limpieza en el que nos apretamos a alojar a nuestros huéspedes. La limpieza tiene que ser a fondo antes de cada llegada como si fuéramos a vender la vivienda, ya que nuestros siguientes huéspedes son igual de importantes que los anteriores y no sabemos a lo que realmente le darán más importancia.

Como ejemplo de limpieza de los alquileres turisticos, en Tralopia solemos tardar entre 4 y 5 horas para limpiar un piso de 80 metros cuadrados,  tiempo al que habría que sumar unos 30 minutos de supervision de la Gobernanta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *