Las 8 peores cosas que le pueden pasar como propietario de alquiler vacacional

El propietario de alquiler vacacional está expuesto a numerosos y variopintos contratiempos. Aquí te presentamos los más problemáticos.

Quien más quien menos tiene algún conocido que puede contar una mala experiencia en el alquiler de larga duración de pisos y apartamentos. Aunque el alquiler vacacional tiene fama de ser menos arriesgado, las “historias para no dormir” también existen. Los problemas que se presentan son, simplemente, distintos.

1. Impago. Algunas veces, por buena fe y sobre todo si la estancia va a ser corta, los propietarios de alquiler vacacional dejan el cobro del alquiler para el último día de la estancia de los inquilinos. Grave error. Por otro lado, es casi lo menos malo que le puede pasar.

2. Pequeñas “desapariciones”. En los hoteles es toda una tradición llevarse la toalla o el albornoz de recuerdo. Para un propietario de alquiler vacacional, esos recuerdos salen mucho más caros que para una cadena hotelera, y reponerlos constantemente desafía la paciencia de cualquiera.

propietario de alquiler vacacional

3. Desperfectos leves. Muchas veces en el alquiler vacacional no se exige fianza, y nos encontramos con daños de lo más inesperado muy difíciles de advertir en un primer momento (¿a dónde ha ido a parar el enchufe de detrás del sofá?).

4. Daños graves. A veces ni siquiera una fianza no es suficiente para cubrir los daños. No es frecuente que se produzcan daños muy graves, pero conviene revisar el apartamento antes de la partida de los inquilinos.

 

Los males del propietario de alquiler vacacional casi nunca vienen solos

 

5. Suciedad. Todos podemos comprender que, tras su uso durante unos días, un apartamento quede sucio y haya que limpiarlo. Sin embargo, algunos propietarios de alquiler vacacional han encontrado su apartamento convertido literalmente en un vertedero. De nuevo, una revisión a tiempo es el mejor ataque.

6. Usos indebidos. Desde rodar una película porno hasta subarrendar el apartamento a otros turistas, pasando por otras    actividades todavía más macabras. No se creería lo que la gente puede llegar a hacer de forma ilícita en una casa de alquiler vacacional.

7. Vandalismo. O lo que viene a ser todos los anteriores en un mismo caso. Robos, destrozos, basura… No se pierda el testimonio de esta chica que alquiló su apartamento por unos días. Es en estos casos cuando un intermediario profesional demuestra toda su valía.

8. Okupas. El resto de los problemas al menos desaparecen junto con el inquilino. Esta es la peor pesadilla de cualquier propietario de larga duración, y también puede presentarse en nuestro apartamento vacacional. Este sí que es un problema de muy difícil solución…

Estas y otras razones menos dramáticas están llevando a cada vez más personas a contratar los servicios de empresas que ofrecen servicios integrales de gestión al propietario de alquiler vacacional. Ofrecen, además de una mayor comodidad logística y sobre todo más facilidad para alquilar el apartamento, un mejor rendimiento económico y muchos menos quebraderos de cabeza. Razones de mucho peso, visto lo visto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *