¿Qué significa ser un buen profesional del alquiler vacacional?

El buen profesional del alquiler vacacional oscila entre un hostelero experto y un anfitrión para quien sus huéspedes son algo más que clientes.

Muchas veces nos han hecho esta pregunta, y nosotros mismos no dejamos de planteárnosla de vez en cuando (porque cada día descubrimos nuevas posibilidades para mejorar). Es difícil dar una respuesta corta, sencilla y que solucione la vida a cualquier propietario de una vivienda turística. Pero vamos a intentarlo, claro que sí.

profesional del alquiler vacacional

Existen varios criterios ineludibles para poder considerarse un buen profesional del alquiler vacacional. Eso de “el cliente es lo primero” es una máxima que debemos tener siempre presente; su satisfacción es el secreto de nuestro éxito. Ser sistemático y la atención a los detalles son dos rasgos típicos del buen profesional. Ser un buen gestor económico también es, cómo no, fundamental.

Hasta tal punto lo hemos olvidado que, al socaire del boom del alquiler vacacional amparado por las plataformas online, casi cualquiera se considera capacitado para convertirse en un anfitrión modelo sacándose de paso un dinerillo extra. Tan lejos de la verdad que algunas plataformas han empezado a abandonar a los propietarios independientes para trabajar sólo con gestores profesionales del alquiler vacacional.

Es difícil encontrar el equilibrio entre un trato cálido y de proximidad, la principal baza del alquiler vacacional frente a otras ofertas hoteleras, y un servicio de calidad, que es lo que a la hora de la verdad buscan los que nos visitan. No es fácil tomar el pulso a cada huésped para saber si para él es más importante lo uno o lo otro…

Ni colegas, ni desconocidos: profesional del alquiler vacacional

Hay una serie de tareas que deben realizarse con el máximo rigor para que se nos pueda considerar buen profesional del alquiler vacacional:

  • Darnos buena visibilidad (publicidad y posicionamiento online).
  • Impecable atención al cliente, desde el primer contacto hasta después de irse.
  • Gestión eficiente de reserva, cobro, bienvenida, oferta de servicios…
  • Saber responder a todas esas pequeñas demandas de nuestros huéspedes.
  • Coordinación con las labores de limpieza y mantenimiento.

profesional del alquiler vacacional 2

Pero es que hay otros rasgos típicos de una vivienda turística que tampoco pueden faltar si queremos mantener nuestra marca diferencial…

  • Trato anfitrión-huésped familiar y personalizado, aunque sin pasarse.
  • Proximidad con el contexto local (el anfitrión como guía).
  • Toque personal (en la vivienda, la decoración, algún detalle de bienvenida…).
  • Buena relación calidad-precio.
  • Gran privacidad y la exclusividad que no ofrecen las grandes infraestructuras.

Si conseguimos conjugar todo ello (la mayor parte ya estaría bien) estaremos acercándonos mucho al profesional modelo del ámbito del alquiler vacacional.

Probablemente el profesional ideal del alquiler vacacional es el que sabe ofrecer las competencias de un servicio de excelencia en el ámbito de la hostelería sin perder la cercanía del dueño de una vivienda que acoge, como anfitrión a título personal, a unos visitantes a los que considera sus huéspedes más que unos clientes cualesquiera. Será por eso por lo que no es fácil encontrarlo…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *